miércoles, julio 25, 2007

PARA QUÉ


Para qué romper añicos
si ya están rotos,
dormir sedientos de olvidos
el insomnio de la pérdida.

Para qué llorar rincones de pasado
si ya nada será igual.

Para qué caminar desnuda
en un día de lluvia
si la gota fría no congelará
el recuerdo.

Y vos...
y yo...
estaremos en el mismo bar
con el mismo café, sintiendo aquello
que ya no es.

Tenés razón, che... para qué

Elisabet Cincotta
23/07/2007
derechos de autor reservados

2 comentarios:

Hannibal dijo...

Woow.. esto son unos de los que más me han gustado. Me gusto mucho.

besos y abrazos

Alejandra Dening dijo...

Vengo del blog "con esta boca en este mundo".
Este poema también me pareció bellísimo. Espero pronto tomarme más tiempo para leer los que aquí publicaste anteriormente.

Besos!