domingo, abril 13, 2008

LAMENTO


Acompasa la nostalgia
un tango bellaco que no cesa,
y es adentro de la casa
donde el corazón no se aquieta.

Libre, vuela la purreta que danzó
indecisa a su manera,
y siguió las polainas del cafisho
en salones bien caté.

Resuena el tango reo.
Indomable vaivén de la pareja.
Ella se besa con la angustia
-de jirones su pollera- y es nostalgia,
llanto, curda que marea el desencuentro.

Por ser mina, de alcurnia milonguera,
lo arrebata desde el cuello,
lo hace vibrar en la cintura,
recorrer la espalda, penetrar el tajo
-recordar que fue rufián en la vereda-

Se duerme entre lágrimas de olvido
-el tango lamenta su lamento-

Elisabet Cincotta
derechos de autor reservados

6 comentarios:

mi despertar dijo...

De casualidad te encontré te felicito por tu blog

mi despertar dijo...

¿Nos seguimos?
besos

liliana varela dijo...

Qué honor verme en este blog! gracias Elisa.
besos grandes.
Liliana

Gustavo Tisocco dijo...

Buen poema con gusto a tango, un abrazo Gus...

WILHEMINA QUEEN dijo...

Muy bueno!

Migdalia Beatriz Mansilla Rojas dijo...

Querida, el tango canta en tus letras.
Eres única y escuchando esta música provoca volar hasta Baires y andar por Corrientes.

Besos,
Migdalia