domingo, octubre 28, 2007

UN ADIÓS

Por ser hijo del viento
no detienes tu camino
a pesar del aullido de la noche,
del amor, del trino,
de la soledad luciérnaga
y del tiempo.

Por orfandad de albas,
mina, incienso, motivas
del andar ninguna estancia
y no quieres ser lucero, agua,
nieve, silencioso torrente, catarata.

Por no ser quien amanezca en mi mesa
hoy rubricas un adiós de despedida.

Elisabet Cincotta

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS

3 comentarios:

Catalina Zentner dijo...

Poesía gigantesca, en forma y expresión.
Me gusta reencontrarte en cada verso.

A VIDA POR UM PENSAMENTO dijo...

Muy bella tu poesia
Gracias por la invitacion
Abrazos con cariño

azpeitia dijo...

Atravesada de sentimientos, las palabras se enhebran y se llenan de contenido en imágenes sencillas y de una dulce fuerza.
azpeitia-aleph