domingo, junio 29, 2008

RECONOCERSE

"No necesité de espejos
para memorizar líneas ni gestos"
Liliana Varela


No necesité reflejos ni oráculos
que anunciaran la llegada.
Fui el anverso de tu imagen.
Sometí los pasos a tu estancia.

No necesité arrimar leños a fogones.
La pasión se daba sin juegos
-la escalera real era ensueño
cuando admirabas mi cuerpo
ausente de palabras-

No necesité la foto entre las manos
para recorrer los hoyos de tu cara
ni cerrar los ojos para ver
la figura prohibida en las mañanas.

Elisabet Cincotta
derechos de autor reservados

5 comentarios:

Raquel Fernández dijo...

Qué bonito, Elisa. Todos tus pomas tienen una dulzura que desarma.
Te dejo un beso grande.

Solo Palabras... dijo...

Nunca se necesita abrir los ojos para ver ni estirar los dedos para acariciar a al ser amado.
Bello

Mundo Interior dijo...

Y con el anverso de la imagen me quedé, mi querida amiga. Bello poema

Un abrazo

liliana varela dijo...

Eli: ¿qué decir? tus letras tienen una magia increible. te admiro.
Liliana

Anónimo dijo...

Pasión y palabras entrelazadas en este maravilloso poema.
¡¡Precioso!! aunque suene reiterativa... un abrazo
Maryro