lunes, octubre 12, 2009

A MI ESPALDA



A mi espalda el tango
susurra cumparsita,
violín y piano.
Aunque me aparte,
en este bar de punks
y trajes blancos,
su melodía, desde
el televisor, me avista,
y retumba acordes
cuando los ebrios del estaño
humean el faso de los sueños
y sollozan lágrimas nostalgia.

El tango duerne,
entre mis manos,
mientras busco el sol
y contorneo el chan-chan
de sus caderas.

©Elisabet Cincotta

4 comentarios:

Ignacio Bermejo dijo...

Un bello poema que sabe a danza, a vuelta, a ritmo...

RMC dijo...

Bonito baile el tango argentino,
popular y muy extendido, un placer leerte.

un beso
RMC

julia del prado morales dijo...

Mucha melodía y ritmo en este poema, abrazos Julia

Narci dijo...

A ritmo de tango se cantan las penas y las tragedias, y reprimiendo el ritmo de tango, entre tus manos, duerme tu poema.

Besos