sábado, marzo 08, 2008

SIMULACIÓN

Llueve.
Los granos sugieren palabras que no existen.
Sostenido el goteo, sobre tanta prudencia,
no llega a ser grito.
Y duele.......... y no surge.
Resbala por el continente óseo
que sostiene la carne, a veces insensible.

Llueve.
Derrama la partitura de lamentos.
Reconstituye la piel ante el espejo.
La guitarra suple el pesar.
La voz, el llanto.

Y mientras llueve, ella simula algarabía.

Elisabet Cincotta
derechos de autor reservados

5 comentarios:

Raquel Fernández dijo...

Sentí muy cerca este poema, trabajo espléndido que sacudió mi alma de gran simuladora.
Siempre es un placer leerte.
Cariños!

Olga S.Isidro dijo...

Sinceramente, lo primero que vino a mi cabeza cuando la leí, fue que el tiempo pasa de forma muy rápida.
Un cordial saludo.

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

y me sigue gustando...

Ayelen dijo...

"Y duele y no surge."

Es increible todo lo que ocultan las gotas, sobre lo que nosotros simulamos...
Muy bonito.


Saludos!
http://lanochecircular.blogspot.com

josé dijo...

Los toques melancólicos me gustan, y en lo personal me predisponen, me sacan ángulos interesantes. En tí, eso es algo que viene como "marca en el orillo". Es un placer regresar a los sitios queribles, estoy siempre por aquí aunque mire de lejos. Un beso.